Los accidentes pueden ocurrirle a cualquiera, pero los ciclistas son los más expuestos debido a la poca protección que ofrece una bicicleta y al tamaño tan pequeño de éste comparado con los otros vehículos. Los accidentes de bicicleta pueden ser muy graves, sobre todo si el automóvil viaja a gran velocidad.

Si usted ha sufrido un accidente de bicicleta, busque la ayuda de un abogado experto en el tema. Solamente con la asesoría legal adecuada podrá obtener la compensación justa por los daños ocasionados a su salud y a su propiedad.

Los ciclistas corren diversos peligros en las calles, uno de ellos son los conductores que no ponen suficiente atención en el camino. Al montar en bicicleta es necesario extremar precauciones para garantizar la seguridad, en especial hay que cuidarse de los autos que dan vuelta a la izquierda.

¿Fue atropellado por un automovilista que giraba a la izquierda?

Si usted fue atropellado por un conductor que giraba a la izquierda, debe buscar asesoría legal profesional de inmediato. En muchos casos, los automovilistas comienzan por admitir que tienen cierta culpa en el accidente, y conforme el caso va avanzando, cambian de parecer y empiezan a argumentar que fue el ciclista el que realizó una infracción y terminó provocando el accidente.

Su mejor defensa como ciclista es la evidencia que pueda presentar para demostrar que respeta las leyes al circular en bicicleta por las calles de su ciudad. Si hubo testigos que presenciaron el accidente, tome sus datos de contacto en caso de que sea necesario presentar sus testimonios. También tome fotos después del accidente y de los daños y lesiones que haya sufrido. Los videos también son de gran ayuda al tratar de determinar en quién yace la responsabilidad de un accidente de bicicleta. Investigue si hay cámaras de vigilancia en funcionamiento cerca del lugar del accidente. Las cámaras pueden ser operadas por autoridades locales o por negocios; solicite al propietario una copia de la cinta para presentarla como evidencia.

Los accidentes pueden causar estragos emocionales y económicos, sin mencionar los daños físicos. Las heridas presentadas por ciclistas después de un accidente suelen ser muy graves. Aunque porte todo el equipo de protección necesario, las bicicletas no cuentan con cinturón de seguridad ni bolsas de aire. Las lesiones después de un accidente de bicicleta traen como consecuencia dolor físico, pero también una larga lista de gastos médicos que pueden ser difíciles de costear para cualquier persona. La situación se vuelve más difícil si no cuenta con seguro.

Si usted fue atropellado por un automovilista que giraba a la izquierda, tiene derecho a solicitar compensación por los daños ocasionados a su bicicleta y a su persona. No deje pasar el tiempo, contacte inmediatamente a uno de nuestros abogados para comenzar la investigación pertinente y obtener su compensación lo más pronto posible.

Con un abogado de gran experiencia, el automovilista tendrá que hacerse responsable de sus actos y pagar la compensación.

Marque al 844-332-9832 para una consulta gratuita con un abogado de nuestro equipo.

Falta de atención de los automovilistas

Los automovilistas deben siempre mirar en todas las direcciones antes de realizar una maniobra. Para tal efecto, los vehículos incluyen múltiples espejos y vidrios que permiten tener el mayor campo visual posible. Sin embargo, aún con todas las herramientas que se ponen a su disposición, algunos conductores no ponen la atención necesaria en el camino y en los otros vehículos.

Los conductores distraídos que dan vuelta a la izquierda frecuentemente chocan con un ciclista. Cuando un automovilista está a punto de dar vuelta hacia la izquierda, tiene la obligación de ceder el paso a los ciclistas. Si el automovilista se distrae utilizando el celular, un GPS o con cualquier otro aparato que robe su atención, aumenta la probabilidad de no ver al ciclista que se aproxima.

¿Quién tiene la responsabilidad del accidente?

Como en todos los accidentes de bicicleta, definir quién tiene la responsabilidad y en qué medida puede ser muy complicado. Existen una serie de factores y circunstancias que deben tenerse en cuenta al definir quién tiene verdaderamente la culpa del choque. Mientras que los automovilistas usan cualquier argumento para culpar al ciclista, los ciclistas buscan maneras de demostrar que el verdadero culpable fue el automovilista.

Incluso si el automovilista no estaba prestando la debida atención y su auto se cruza en el camino de una bicicleta, le echará la culpa al ciclista. Aun cuando el ciclista haya respetado las leyes viales y haya transitado por la calle como cualquier otro vehículo, el automovilista puede inventar que la bicicleta transitaba por la acera. En algunas ocasiones, esta es la percepción genuina del automovilista, pero no deja de ser errónea. Lamentablemente, en otras ocasiones, esto es solamente un invento para quitarse la responsabilidad del accidente y evitar pagar por los daños ocasionados.

Cuando el ciclista de verdad transita por la acera y se incorpora a la calle, puede que sí tenga parte de la culpa del accidente. Sin embargo, también se debe tener en cuenta si la zona en la que ocurre el accidente permite la circulación de bicicletas por la acera y bajo qué circunstancias.

¿Qué dice la ley de California?

La sección 21801(a) del Código de Vehículos de California dice claramente que los conductores con intención de girar a la izquierda o dar vuelta en U en cualquier tipo de camino, deben ceder el paso a todos los vehículos que se vengan de la dirección opuesta y representen un riesgo al momento de completar la maniobra. El paso debe cederse hasta que sea completamente seguro realizar la vuelta.

La ley de California también reconoce a las bicicletas como vehículos, aunque no sean motorizadas. Por lo tanto, las mismas reglas aplican para bicicletas y autos. De modo que cuando un automovilista está a punto de girar a la izquierda, tiene la obligación de fijarse si hay alguna bicicleta circulando. De ser así, debe cederle el paso para evitar accidentes.

Las estadísticas demuestran que esta regla no siempre es respetada. Son muchos los ciclistas que sufren accidentes por culpa de la falta de atención de un conductor. Estas distracciones que parecen tan sencillas (textear, platicar con pasajeros, etc.), pueden tener graves consecuencias en la vida de otras personas.