Los accidentes de bicicleta son de los más comunes. En muchas ocasiones, ocurren por descuido del conductor o del mismo ciclista. El desconocimiento de medidas de precaución y reglamentación vigente también son causas de estos accidentes. Sea cual sea el motivo de su accidente, si usted ha resultado lesionado en un accidente de bicicleta, necesita un abogado que pueda obtener la compensación justa por los daños ocasionados.

Muchos accidentes de bicicleta ocurren cuando un ciclista transita en sentido contrario. En estas instancias, el liquidador de seguros siempre intenta culpar al ciclista por el accidente; de esta manera, reduce el monto de la compensación. Con este argumento, se intenta probar que el ciclista transitaba por el lado incorrecto de la calle y que el automovilista sí estaba en el lugar que le correspondía del camino. Así, el ciclista aparenta ser el responsable del accidente.

¿Tuvo un accidente de bicicleta mientras transitaba en sentido contrario al de los autos?

Si usted tuvo un accidente transitando en sentido contrario a los autos, necesitará un abogado experto en accidentes de bicicleta. Estos accidentes pueden resultar muy complicados para los abogados novatos, debido a la complejidad de la situación y a la ambigüedad en algunas secciones del Código de Vehículos de California. Por esta razón es vital para que pueda obtener la compensación que merece, que contrate a un abogado con experiencia en accidentes de bicicleta. Solamente un profesional con el conocimiento necesario podrá lograr que su caso se solucione a su favor.

Tanto los ciclistas como automovilistas tienen argumentos válidos en estos accidentes, después de todo, ambos están haciendo lo que consideran será más seguro al conducir para ellos y para los otros conductores. Sin embargo, incluso cuando se intenta actuar de manera correcta, los errores y accidentes pueden ocurrir. De hecho, muchos accidentes entre automovilistas y ciclistas ocurren simplemente por un movimiento inesperado de una de las partes implicadas. Y una vez que ocurren, solamente queda buscar la mejor manera de solucionarlos.

Si usted o un familiar han sufrido un accidente de bicicleta mientras transitaban en sentido contrario a los autos, necesita asesoría legal urgente. Los accidentes pueden ocasionar estrés, además de que siempre generan gastos que puede ser difícil costear. Llámenos, nuestro equipo de abogados defensores está dispuestos a ayudarle en esta difícil situación.

¡Llame hoy al 844-332-9832 para comentar su caso con uno de nuestros abogados!

 ¿Transitar en sentido contrario es más seguro?

Por muchos años ha habido un arduo debate sobre la seguridad de transitar en sentido contrario al de los autos. Muchos ciclistas lo prefieren porque así pueden ver a los autos y evitar los choques. En instancias donde el ciclista es golpeado por un auto por detrás, las lesiones pueden ser muy graves. Se debate que al transitar en sentido contrario, se reduce la gravedad de las lesiones, y es posible incluso evitar algunos accidentes.

Sin embargo, hay estudios que demuestran que ir en sentido contrario al de los autos incrementa casi cuatro veces las probabilidades de sufrir un accidente. La estadística es aún más alta para los menores de diecisiete años, las probabilidades aumentan casi siete veces.

Transitar en la misma dirección que los autos garantiza que todos los vehículos, tanto motorizados como no motorizados, tengan las mismas responsabilidades y obligaciones en el camino.

Por el contrario, si las bicicletas transitan en sentido contrario, diversos riesgos surgen. Por ejemplo, la mayoría de los peatones suele mirar solamente al lado por el que circulan los autos antes de cruzar la calle, por lo que no verían al ciclista. Los automovilistas hacen lo mismo, antes de realizar cualquier maniobra, solamente revisan si vienen vehículos de las direcciones de donde los esperan. Si un ciclista transita por donde un automovilista no espera ver una bicicleta, no lo verá.

El riesgo incrementa en las noches. La ropa reflectante que usan muchos ciclistas, puede cegar momentáneamente a los automovilistas que se dirigen hacia ellos. El mismo peligro existe para los ciclistas, las luces de los autos que viajan hacia ellos puede cegarlos e incrementar el riesgo de un accidente grave.

La mejor manera de evitar accidentes sigue siendo respetar las leyes de tránsito, ya que éstas existen con el expreso propósito de proteger a todos los ciudadanos, sean peatones o conductores de cualquier vehículo.

¿Qué dice la ley de California?

Según el Código de Vehículos de California, sección 21650.1, una bicicleta debe transitar en la misma dirección que los vehículos en una calle o un paradero de la autopista, y según lo marcan los señalamientos de cada calle. Esta sección es la más utilizada por los abogados para quitarle la responsabilidad del accidente al automovilista.

Sin embargo, esta sección solamente abarca las calles y los paraderos de autopista, no se especifica que la misma regla deba ser extendida a aceras y cruces peatonales. De acuerdo a la ley de California, las aceras y los cruces peatonales son distintos del camino para autos. Es decir, la ley no exige que las bicicletas en aceras y cruces peatonales transiten en la misma dirección que los autos.

De cualquier manera, es importante recordar que no en todas las ciudades y no en todos los vecindarios está permitido que una bicicleta utilice la acera. E incluso donde está permitido, los ciclistas deben cuidar que no estén poniendo en riesgo a los peatones con sus acciones.

Lo más seguro que puede hacer al montar en bicicleta, es hacer lo que esperan los automovilistas. Es decir, transitar por lugares por donde normalmente no transita una bicicleta o en direcciones de las que no se espera que llegue un vehículo, será difícil que los automovilistas lo vean, ya que su atención al conducir está enfocada en lo que se espera de acuerdo a experiencias previas.

El liquidador de seguros del automovilista seguramente intentará usar la ley de California a su favor en medida de lo posible, todo con tal de reducir el monto a pagar en compensación por daños. Si se demuestra que el ciclista tuvo la culpa o gran parte de la culpa, la compensación terminará siendo muy baja comparada con los gastos generados por el accidente.