¿Cómo saber si se sufrió una lesión cerebral?

En los diversos accidentes de tránsito que pueden ocurrir, se cita a las lesiones cerebrales como una consecuencia común que puede surgir a partir de un severo golpe en la cabeza. Sin embargo, ¿cómo saber cuándo se tiene riesgo de padecer una lesión cerebral?

Diariamente, más de 100 personas mueren por síntomas relacionados con las lesiones cerebrales. Para evitar que esta cifra continúe aumentando y que siga siendo una de las principales causas de muerte tras un accidente de tránsito, es importante aprender a reconocer los síntomas y las causas de estas heridas para evitar consecuencias fatales.

Causas comunes de lesiones cerebrales

Estas heridas suceden debido a un impacto que interfiere con las funciones normales del cerebro, y puede suceder debido a un golpe o a la penetración de un objeto en el cráneo, como puede ser una bala.

Los escenarios más comunes donde se produce una lesión así son:

•    Accidentes de auto
•    Lesiones deportivas
•    Caídas
•    Violencia (violencia doméstica, principalmente)
•    Explosiones o heridas en combate, sufridas por soldados o policías
•    Negligencia profesional (mal uso de anestesia, daños durante el parto, etc.)
•    Accidentes en el trabajo

Síntomas de lesiones cerebrales

Asimismo, estos son los síntomas principales que pueden ayudar a determinar si se está por sufrir una lesión cerebral.

•    Entumecimiento
•    Somnolencia excesiva
•    Dolores de cabeza muy intensos
•    Debilidad en las extremidades
•    Mareos o pérdida de visión
•    Palabras arrastradas
•    Pérdida de consciencia
•    Nausea o vómitos

Al comenzar a sentir uno o más de estos síntomas, se deberá buscar ayuda médica inmediata, pues las lesiones cerebrales pueden presentarse incluso semanas o meses después de un accidente.

Tipos de lesiones cerebrales

Según el tipo de lesión, se determinará a qué terapias tendrá que asistir la víctima, pues si se trató de un episodio muy grave, es probable que necesite terapias de rehabilitación, tales como terapias de recuperación del habla, o terapias físicas, en las cuales pueda recuperar las habilidades que tenía antes del accidente.

Entre los tipos más comunes de estas lesiones se encuentran:

Lesiones traumáticas

Conmoción: son causadas por un impacto o golpe directo en la cabeza. Las consecuencias de una concusión únicamente suelen ser mareos, confusión, o pérdida de consciencia. Sin embargo, si se siente excesivamente mal, lo mejor es consultar a un médico.

Contusión: también son causadas por un golpe recibido en la cabeza; sin embargo, estas suelen generar derrames de sangre en el cerebro, las cuales pueden generar formación de coágulos que deben ser retirados del cerebro quirúrgicamente. Si el golpe o impacto fue muy fuerte, pueden provocar que el cerebro choque con el lado opuesto del cráneo, lo que podría generar una contusión en un segundo punto además de aquel donde se recibió el golpe.

Lesiones en los axones: esto puede suceder tras un movimiento convulsivo, lo que puede crear derrames y un desequilibrio neuroquímico en el cerebro, cuyas consecuencias son daño cerebral, coma, o la muerte. Dependiendo de la zona que haya sido dañada, los síntomas pueden variar de trastorno de memoria, de sensación motora, de olfato, de capacidad motora, etc.

Lesiones por penetración: estas suelen ser causadas por objetos afilados que perforan el cráneo y a veces llegan al cerebro. Si el objeto alcanza al cerebro, puede resultar en pérdida de tejido cerebral, derramamiento, o trastornos. Puede tener consecuencias fatales, o al menos resultar en daños a largo plazo.

Lesión cerebral adquirida

Pueden ser causadas por accidente de ahogamiento o estrangulación; sin embargo, las más comunes suceden por una mala práctica profesional en la que hay pérdida de oxígeno en el paciente.

Anoxemia: esta es causada cuando el cerebro no recibe nada de oxígeno. En poco tiempo se genera muerte celular, la cual puede generar daños en distintos sistemas del cerebro o incluso puede generar la muerte.

Hipoxia: es similar a la anoxemia, pero en este caso no es una privación de oxígeno completa. Se recibe un poco de oxígeno pero los niveles siguen siendo muy bajos para su funcionamiento normal. De igual forma puede ocurrir muerte celular, pero sucede más lento, aunque si no se trata a tiempo puede generar daños permanentes.

Dado que estas lesiones pueden ser muy distintas y suceder de distintas maneras, la responsabilidad por una lesión cerebral puede variar, y puede ser aún más difícil definir la culpabilidad cuando se presentan semanas o meses después del accidente.

Si usted o algún ser querido sufre alguno de los accidentes mencionados, lo ideal será que obtenga ayuda médica inmediata para realizar una evaluación y descartar la posibilidad de una lesión cerebral incipiente. Y en caso de padecerla o de presentar síntomas, contactar a un abogado de accidentes que pueda ayudar a determinar la culpabilidad de este accidente.

Las terapias para recuperación de una lesión cerebral suelen ser muy costosas, incluso algunas llegan a sobrepasar los millones de dólares, por lo que si se padecen a raíz de un accidente, el costo total de estas deberá ser incluido en la compensación recibida por la aseguradora.

En caso de que la víctima fallezca, la compensación deberá cubrir los gastos médicos efectuados, además de otorgar una compensación a la familia por su pérdida, especialmente si se trata de la pérdida del sostén económico de la casa.

Calificar el artículo:
2
La actriz Lindsay Lohan perdió parte de su dedo en...
¿A quién demandar tras un accidente de auto?