Los accidentes de trabajo más frecuentes

Todas las personas están expuestas a padecer accidentes en cualquier momento, sin importar el sitio en donde se encuentran, el día o la hora. Estas situaciones son de mayor riesgo cuando se presentan dentro del lugar de trabajo, haciendo que se arriesgue la integridad física del trabajador y dañando a la empresa.

Según un discurso de la secretaría del trabajo estima que hay 3.3 millones de personas que sufren accidentes en su lugar de trabajo y por desgracia sus lesiones son tan severas que nunca logran al recuperación total. Lo que también representa una gran cantidad deudas económicas para las empresas. Las hospitalizaciones y los gastos de seguro se suman a la reducción de productividad que tienen los empleados. Muchos de ellos logran compensaciones económicas que incluso pueden dejar en una crisis financiera a la empresa.

Según cifras de la agencia federal OSHA (Administración de Seguridad y Salud Ocupacional) del departamento de trabajo en Estados Unidos tan solo en el 2015 más de 4 mil personas perdieron la vida en su lugar de trabajo, aproximadamente 13 accidentes fatales por día. Una de cada cinco de estas personas se encontraba trabajando en una construcción, muchos de ellos murieron electrocutados, atrapados por maquinaria o por golpes fatales.  

A pesar de esto, algunas empresas, tanto del sector público como el sector privado, aún siguen violando las normas de seguridad como la falta de protección respiratoria, el buen manejo de energía peligrosa, protección contra resbalones o caídas, estándares de comunicación, seguridad en escaleras, buenos sistemas eléctricos y que cumplan con seguridad adecuada.

Los accidentes de trabajo no solo afectan al empleado, también a su familia, las personas que lo rodean o incluso sus dependientes económicos. Hay muchos factores que resultan alterados luego de un accidente de trabajo. Seguramente conoces a alguna persona que sufrió una caída, perdió un dedo o quedó afectada tras un accidente laboral. Algunos trabajos por sí solos son ya considerados de los más peligrosos, pero aquí te decimos cuáles son los accidentes de trabajo más frecuentes.

Accidentes de trabajo imprevistos por empleados

  1. Golpes por equipo en movimiento

Los empleados que trabajan en empresas de la industria automotriz suelen ser víctimas de golpes y heridas causados por un equipo en movimiento. También resulta altamente peligroso cuando se trata de un objeto que cae o que se está probando a altas velocidades. Estos accidentes representaron el año pasado un 9.6% de los accidentes de trabajo.

Por ejemplo, si una persona realiza la prueba de un vehículo puede sufrir un aparatoso accidente si choca, pierde una llanta o los frenos no funcionan. Como consecuencia las heridas pueden ir desde golpes en la cabeza, hasta fracturas en costillas, quemaduras de tercer grado y huesos rotos.

  1. Las caídas en el área de trabajo.

Resbalar y caer en el área de trabajo es uno de los accidentes más comunes entre los empleados. En Estados Unidos se estima que las caídas representan a más de un millón de las lesiones que hay durante un año, tan solo en el 2015 formaron parte de casi un 38% de las lesiones. Hay muchos factores por los que las personas tienen estos accidentes: pisos resbalosos, superficie mojada, falda de calzado adecuado, superficie en malas condiciones, problemas físicos.

Las caídas dejan secuelas que en el peor de los casos impiden que un empleado continúe con sus actividades. Cuando se trata de una persona mayor las lesiones tardan más tiempo en sanar o no se recuperan del todo. Los golpes en la cabeza, fractura de huesos o golpes en la espalda hacen que ese pequeño resbalón sea más serio.

  1. Caídas desde las alturas

Otro tipo de caídas más peligrosas son las que se sufren desde las alturas, el empleado puede caer desde un tercer piso, el techo, una ventana o por las escaleras. Esto como consecuencia de contar con un mal equipo como cuerdas que se rompen, una escalera mal puesta o negligencia por parte de otra persona que esté laborando con el equipo.

También se ocasiona si el equipo de trabajo está deteriorado o en pésimas condiciones y no se reemplaza por uno nuevo. Por ejemplo, si un limpiador de ventas ha utilizado las mismas herramientas durante años o la empresa no lo provee de equipo nuevo es casi seguro que ocurra un fatal accidente.

  1. Quemaduras o choques de electricidad

Se trata de un accidente que debe tomarse con seriedad debido a la gravedad que causa en su víctima. Los empleados que trabajan con cables o aparatos eléctricos están constantemente expuestos a sufrir explosiones que pueden quemar su cuerpo u ocasionarles un paro cardiaco debido a descargas eléctricas. De acuerdo a OSHA se registraron cerca de 8.6% de estos accidentes en el último reporte.

Hay que tomar en cuenta que las quemaduras en la piel suelen ser permanentes, las personas deben someterse a tratamientos de recuperación tanto física como psicológica. Las descargas eléctricas pueden ser tan potentes que el empleado corre el riesgo de perder la vida en ese instante o entrar en un coma del que sería complicado recuperarse.

  1. Lesiones por cargar pesado

Desde el momento en el que se realiza una contratación, la empresa está obligada a dar a conocer cuáles son las actividades que el empleado va a desempeñar. Si se trata de trabajo manual, entonces el empleado ya tiene conocimiento sobre el esfuerzo que va a requerir. Pero aún así, las lesiones por este tipo de trabajo siguen representando un alto porcentaje en accidentes de construcción.

Realizar empujes, levantamiento, traslado o incluso cargar objetos con mucho peso ocasiona diversas lesiones. Realizar un exceso de esfuerzo lleva a que algunas personas sufran de fracturas, lesiones de espalda, problemas de columna vertebral, dislocaciones o hasta problemas de presión cardiaca. 

  1. Lesiones a largo plazo

Cuando una persona pasa mucho tiempo realizando una misma actividad o movimientos repetitivos puede ocasionar desgaste muscular o de cartílago que a la larga son un problema físico. Estas lesiones no se forman de un día para otro, pero la tensión y los daños se acumular para que a largo plazo se conviertan en un severo problema para el trabajador.

Por ejemplo, una secretaria que trabaje largas jornadas frente a la computadora puede desencadenar problemas de espalda debido a una mala postura, dolor de cadera, articulaciones e incluso dificultad en su visión.

Accidentes de trabajo provocados por empleados

  1. Ocasionados por ignorar la seguridad

Realizar actividades de trabajo ignorando las señales de seguridad que la empresa cuidadosamente ha colocado ocasiona accidentes que también pueden poner en riesgo al resto de los trabajadores. Hay señalamientos sobre “no pasar”, “área de descarga” o “zona de peligro” que no son respetados de forma adecuada, y por confianza los trabajadores ponen en riesgo su vida.

Por ejemplo, el área de empaque de una empresa no puede ser utilizada como una zona de alimentos. Algunas maquinarias dejan de funcionar debido a que se atoran alimentos, basura y artículos que no deben de estar en la zona. Además de los accidentes a los que están expuestos los empleados también puede representar un gasto económico para la empresa.

  1. Accidente por no querer perder tiempo.

Los empleados deben reconocer que no ponen el interés suficiente para cuidar de su seguridad física. Especialmente porque no quieren perder tiempo en seguir cursis o manuales que explican la forma adecuada sobre cómo hacer su trabajo. Siempre buscan el modo de acortar el camino, por ejemplo pueden saltar un paso en su método de trabajo y exponerse a sufrir de un accidente.

Cuando se trabaja con químicos o sustancias peligrosas y se ignora algún procedimiento, el empleado pone en riesgo su salud y la del resto de trabajadores que lo rodean en el momento.

  1. Atascamiento de la máquina

Trabajar con cabello largo, ropa holgada, sin guantes, calzado inapropiado ha ocasionado atascamientos en maquinaria de los cuales los empleados salen lesionados. Muchas de las maquinas suelen succionar las prendas, cabello o incluso los dedos de los trabajadores que no cumplen con los estándares de seguridad.

En el peor de los casos han perdido dedos, manos, brazos o incluso han sido asfixiados al ser succionados por la maquinaria. Sin mencionar que muchos de sus compañeros también resultan afectados al intentar ayudarlos durante el accidente, lo que pone en riesgo la vida de muchos.

  1. Lesiones por falta de limpieza en el área de trabajo

Si los empleados cuentan con un área de trabajo desordenada, sucia y no tienen el hábito de la limpieza esto puede entorpecer sus actividades. Cuando hay material en el piso pueden ser víctimas de caídas, y si el material está en otra zona pueden ocasionar una catástrofe aún peor.

Cuando hay más de dos personas laborando dentro de una misma área de trabajo y no existe una limpieza adecuada el accidente puede ser peor. Los accidentes en grupo suelen ser resultado de una mala comunicación y organización por parte de los empleados, especialmente cuando es responsabilidad de todos mantener una zona de trabajo saludable.

  1. Accidente por distracciones

Las distracciones innecesarias han sido durante mucho tiempo causa de accidentes en cualquier área, desde accidentes de auto hasta caídas en la calle. Pero en el trabajo el riesgo aumenta debido a que un empleado necesita estar concentrado por completo en su actividad.

Un trabajador que utiliza en teléfono móvil durante su trabajo puede perder de vista el manejo de maquinaria y ocasionar severos accidentes. Mantener la mente en otros asuntos mientras se está trabajando tampoco es bueno ya que se pueden tomar decisiones que afectan la labor.

  1. Accidente por ignorar los manuales

Un empleado que tiene años de experiencia en el manejo de una misma actividad cree que puede realizarla en cualquier fábrica y sitio que se le designe. Ignoran la nueva información que se les proporcionan, incluso creen saberlo todo y no siguen las instrucciones como se les indica. De esta forma, estos empleados realizan el trabajo a ciegas y si tienen dudas al respecto no preguntan por orgullo. Estos accidentes son consecuencia de la ignorancia de los trabajadores que no quieren recibir ayuda y piensan que van a hacer las cosas bien a la primera.

  1. Violencia en el trabajo

Este tipo de accidentes son responsabilidad del empleador y sus trabajadores. Los involucrados en actos de violencia, golpes, discusiones o peleas terminan lesionados e incluso hasta encarcelados por la policía. 

Cómo evitar ser víctima de un accidente de trabajo

Tanto el empleador como los trabajadores comparten la responsabilidad de mantener la seguridad y evitar que ocurran accidentes en el trabajo. La capacitación constante y un buen equipo de seguridad son básicos para la prevención de accidentes laborales.

Siempre es mejor ser cuidadoso cada vez que se realiza una labor al tener que experimentar un accidente una sola vez. Algunos piensan en más de la mitad de los accidentes de trabajo son culpa de los mismos empleados, quienes no toman la precaución adecuada. No les interesa su seguridad, creen que no les va a pasar nada e incluso ignoran todas las medidas de seguridad que ofrece la empresa. Muchos confían en que realizan la tarea cada día y que nunca van a sufrir ningún percance si continúan de esa manera.

Sin embargo, la mayoría de los accidentes pueden evitarse, estas son algunas de las mejores recomendaciones para no ser víctima de estos accidentes:

  1. Tomar responsabilidad como trabajador. El trabajador debe leer cuidadosamente los manuales de uso y poner atención en las capacitaciones que brinda la empresa. Debe pensar que se trata por su bienestar y su propia seguridad, no se trata de una molestia por parte de la empresa. Por ejemplo, un tornillo mal acomodado puede ser la causa de que un aparato caiga o deje de funcionar.
  2. Seguir los señalamientos de cada área de trabajo. Cada una de las áreas de la empresa cuenta con instructivos y señalamientos que pueden ayudar al trabajador, tanto para desarrollar su actividad como para saber lo que puede hacer en caso de accidentes. También hay señalamientos para encontrar las salidas más cercanas y poder evacuar si es necesario.
  3. Capacitaciones y cursos. Muchos directores de grandes empresas realizan talleres, cursos y entrenamientos en los que proveen a sus empleados de las herramientas necesarias para cuidar su integridad física. Esta capacitación se especializa en dar información necesaria tanto para los empleadores como el empleado, así sabrán qué hacer en caso de un accidente o como evitarlo.
  4. Mantener una comunicación fluida entre empleador y empleado. Todas las empresas escuchan las sugerencias o comentarios de sus empleados, así que cuando un trabajador detecta una anomalía o problema dentro de la zona de trabajo puede reportarlo de inmediato. Cuando un empleado cree que el trabajo lo pone en constante riesgo o no se cree capaz de realizarlo, es mejor hablarlo con el jefe. Él puede reasignarlo a una nueva área en la que realice actividades más sencillas para usted y con las que su salud no se ve comprometida.
  5. Limpieza en la empresa. Mantener la zona de trabajo en orden y limpia es esencial para su seguridad. También permite que la empresa cumpla con los buenos estándares y evita que otros empleados tengan accidentes. Muchas empresas manejan un estricto reglamento de limpieza y orden que ha evitado accidentes como caídas, tropiezos y golpes.
  6. No mezclar el trabajo y la vida personal. Dejar los problemas en el hogar evita que el empleado tenga constantes distracciones y se enfoque en realizar su trabajo de forma adecuada. Al salir de casa es mejor dejar los problemas y comenzar el trabajo sin estar pensando en la situación personal.

Hay una gran cantidad de grupos y asociaciones que se preocupan por el bienestar y seguridad de los trabajadores. Los sindicatos han presionado para que se incremente la seguridad dentro del área de trabajo y esto ha tenido buenos resultados. Las empresas del sector público y privado se sienten responsables de tomar en cuenta la opinión de sus empleados y sus grupos.

En años anteriores los accidentes de trabajo eran más frecuentes especialmente porque las personas no eran capaces de manera el tipo de maquinaria y no existía mucha información al respecto. Casi ninguna empresa contaba con buenos estándares de seguridad y era muy poca la orientación que podrían brindar a sus trabajadores para desempeñar su actividad.

Pero este panorama cambió por completo debido al nacimiento de sindicatos y grupos interesados en mejorar las condiciones de trabajo de los empleados. De acuerdo con la OSHA en Estados Unidos en 1970 se registraban cerca de 38 fallecimientos de trabajadores al día, lo que ha cambiado considerablemente con el paso del tiempo ya que en el 2015 se registró un promedio de 13 decesos por día. También han disminuido las tasas de lesiones y enfermedades de 10 a 3.

Si se lograra una mejora, según OSHA, en los estándares de seguridad de un 100% al año se salvaría la vida de 602 trabajadores. Una cifra que a diferencia de años anteriores resultaba impensable pero que en la actualidad se ha convertido en un reto para las empresas, trabajadores y sus sindicatos.

Calificar el artículo:
1
¿Cuál es el proceso en una demanda por accidente?
¿Cómo pueden utilizar un reporte de accidente de a...