¿Qué tipo de lesiones se pueden reclamar en compensación por un accidente de auto?

Cuando se sufre un accidente de auto, las lesiones más comunes suelen ocurrir en la cabeza o en la espalda; sin embargo, la mayoría de las personas presentan lesiones unos días después del accidente, pero son dolores o consecuencias que no suelen ser tomados en cuenta y que sin embargo, deben incluirse en una compensación y ser remunerados por estos. ¿Sabes cuáles son?

Facturas médicas

Desde algunos moretones y raspones, hasta daños permanentes como parálisis, son los que se presentan más comúnmente en el cuerpo a raíz de un accidente de auto.

Pero la mayoría de las lesiones provocadas no presentan síntomas hasta unos días, semanas, e incluso meses después de sucedido el choque, por lo que es muy importante asistir a un chequeo médico lo más pronto posible después de sufrir un impacto similar.

Estas facturas médicas pueden incluir:

•    Terapias físicas
•    Terapias cognitivas (en caso de daño cerebral)
•    Cuotas de ambulancia
•    Consultas médicas (cada una de ellas)
•    Accesorios como muletas, almohadas especiales, etc.
•    Discapacidad permanente
•    Ayuda necesaria en casa

Si el médico establece que se necesitarán terapias para recuperar la movilidad o funciones previas al accidente una vez que se haya estipulado la compensación, lo mejor será contratar a un abogado experto en accidentes para que arregle la suma de esta cantidad a la compensación.

Si la víctima muere a causa de lesiones provocadas por el accidente, la familia podrá pedir compensación por “muerte injusta” además de que la compensación tendrá que cubrir todos los gastos médicos efectuados entre el accidente y la muerte de la víctima.

Dolor y sufrimiento

Legalmente, esto se define como “angustia física”. Estos daños están basados en el tipo de lesión, la gravedad del dolor sufrido, y el diagnóstico de posible dolor relacionado con la lesión. Sin embargo, también puede incluir daño emocional provocado por el impacto, tales como ansiedad, estrés, depresión, terror, etc. En algunos estados incluso es posible obtener una compensación por la “pérdida de ganas de vivir”; aunque no en todos los estados esta consecuencia está igual de valorada, por lo que no siempre se toma en cuenta en accidentes.

Pérdida de ganancias

En este punto se consideran todas las posibilidades por las que la víctima podría perder su capacidad para ganar dinero. Desde la imposibilidad de ir a trabajar debido a que la víctima debe asistir a terapias físicas, el tiempo que se pasa en el hospital internado, en consultas, o para recibir tratamiento; problemas de movilidad, o cualquier dificultad relacionada con el accidente que provoque perder horas o días de trabajo.

Al reclamar compensación por este punto, el jurado considerará factores como la edad, ocupación, habilidades, experiencias, y esperanza de vida.

Pérdida de afecto o de compañía

En este caso, las demandas para compensación se hacen generalmente por la pareja de la víctima.

Si esta se encuentra casada, una lesión podría afectar su posibilidad de demostrar afecto (incluyendo el no poder tener relaciones sexuales), lo que en términos legales se clasifica como “pérdida de consorcio”, aunque este no puede ser reclamado si no se recauda una compensación por las demás lesiones o daños.

Si la víctima fallece debido a sus lesiones, el resto de los familiares podrán reclamar una pérdida de sociedad y compañía. Para esto se considera si la relación entre la víctima y sus familiares era armoniosa, su acuerdo de vivienda, y sobre todo, el impacto que tiene su muerte en la familia; por ejemplo, si la víctima era el sostén económico de la casa, la compensación debe incluir una suma para que la familia pueda seguir percibiendo esa manutención que la víctima brindaba.

Así que además de los daños comunes, se deben tomar en cuenta estos daños personales al momento de reclamar una compensación por un accidente automovilístico.

Los daños comunes deben cubrir todas las reparaciones que deban hacerse al vehículo en el que se tuvo el accidente, así como también deberá contemplarse el gasto en transporte público o en la renta de algún vehículo que sustituya al propio mientras éste se encuentra en reparaciones.

Por todo esto, es que al momento de recibir una compensación deben contemplarse todos los gastos inmediatos y futuros que debe cubrir; y de no cubrirlos, se deberá solicitar a su abogado que rechace esa cantidad y se pelee por conseguir una que cubra debidamente los gastos.

Calificar el artículo:
4
¿Debo tomar notas tras un accidente de auto?
El robo a Kim Kardashian pudo haber sido un trabaj...